Se puede decir que hay dos definiciones del ego:

La primera, la valoración excesiva de uno mismo, es decir, creerse que uno es como un regalo para los demás.

¿Han escuchado de Sigmund Freud? Freud definía tres aspectos o partes de la personalidad: el “Ello”, que trata sobre los deseos e instintos, el Superego, que se define a partir de la moral y las reglas sociales y el Ego, que se encarga de satisfacer los instintos respetando la moral y las reglas.

Ahora bien, hay otra definición menos conocida, les ofrezco mi definición. En algún momento me acerqué a un grupo cuya denominación no recuerdo. Recuerdo donde quedaba el lugar y todo, pero no cómo se llamaba la filosofía que decía ser basada sólo en la observación de la realidad pero al final me alejé pues no me pareció que fuera así. Hablaban de vidas pasadas, reencarnación, etc. No afirmo que esas cosas no existan, pero no me ofrecían pruebas reales ni convincentes, ni llegué a ver que importancia tenían a lo hora de vivir nuestra vida, más que ser utilizadas junto con el miedo para cosas como “portese bien o va a reencarnar en un ser inferior” o “eso le pasa porque está pagando algún mal que hizo en la vida pasada”, etc. Y utilizar el miedo para cambiar no me parece que sea lo correcto.

En fin, me desvié un poco ahí. El ego, se podría decir, nos impide ver la realidad, pues es gobernado por nuestras propias experiencias y nuestra percepción del mundo. Es el que nos hace creer que sabemos el porque un persona actúa de cierta manera, el que nos hace creer que tenemos la razón en una discusión y nos impide aceptar una derrota, pues eso nos haría inferiores a los demás y nos pondría en riesgo (pues el instinto de supervivencia nos indicaría entonces que estamos en peligro al estar frente a un ser más fuerte). Por la misma razón, es el que nos hace intentar controlar las situaciones, para no estar “en riesgo”, y si no puedo controlar la situación utilizo algún mecanismo de defensa (enojo, llanto, huir, etc.)

A partir de algún momento de la vida logré que mi proceso de introspección me liberara en buena parte de ese ego controlador (aún quedan algunos pedazos, eso si, que faltan por controlar, pero al menos me hago consciente de ello). Pude aprender que una situación puede tener varias explicaciones y no una única razón por la cuál sucede, y también a partir de ahí comprender que mejor no me rompo la cabeza tratando de hallar esa explicación (es parte de lo que aún debo controlar).

¿Qué hago ahora? Pues decido… no importa la razón de una situación, sólo pienso: ¿me hace sentir mejor o peor? ¿Me acerca a mis sueños o me aleja de ellos? También dejo de pensar que una persona sea mala por hacer algo que me perjudique (puede que aún no haya pasado por algo que le haga darse cuenta de lo que esta haciendo, o puede que si pero no lo vio, o lo vio y no le importó), al final tomo la decisión de si deseo estar con esa persona o no, sin desearle el mal o pensar “el karma se encargará”… No, porque si me alejo no llevo nada de la situación conmigo.

Pero sea lo que sea que decida lo hago conscientemente y eso es lo que me permite vivir en paz con los demás y conmigo mismo, pues sé que si sufro sé que fue mi decisión estar ahí y sé porque la tomé, no culpo a los demás y tengo el control de mi vida. Puedo cambiar la decisión si así lo amerita el caso, no hay nada de malo en eso.

Tampoco creo decir la verdad absoluta, como dice mi página de inicio: “No se trata de tener la razón”, sólo quiero ofrecer lo que he aprendido. De hecho, en cualquier momento podría ver las cosas de otra manera y escribir algo distinto.

Y dejar ir el ego no tiene nada que ver con menospreciarme, solamente saber que me puedo equivocar como cualquiera y no ver a nadie por debajo mío.

El ego es un tema complejo y no me fue fácil escribir sobre ello, probablemente tampoco es fácil escucharlo, por eso les dejo unas preguntas:

  1. ¿Cuántas veces se han dado cuenta de que se equivocaron en algún aspecto de su vida? ¿Lo reconocieron? ¿Aprovecharon para aprender de ello o le echaron la culpa a alguien más?
  2. ¿Cuántas veces estuvieron absolutamente seguros de tener la razón y luego se dieron cuenta de que no era así? ¿Qué les asegura que en algún momento que no sé están equivocando también?
  3. ¿De verdad creen poder adivinar el porque alguien hizo algo? Este mundo es tan enorme que, me parece, es imposible poder ver todas las causas que llevaron a que una acción ocurriera, pero ese es mi punto de vista solamente.
  4. Reconocer que están o pueden estar equivocados, ¿los hace sentirse inferiores, o les ayuda a prender algo nuevo y ser mejores?

Por ahora me despido, este post se hizo más largo de lo que esperaba, que estén bien y en paz.

P.D: ¿Conocen el concepto de “lluvia de ideas”? Cada ves que quiero juzgar una situación hago una lluvia de ideas para encontrar múltiples razones que la expliquen y así saber que no la puedo juzgar, pues hay más de una razón que la explica.


0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *