Esta sección no requiere mayor cosa, solo compartir algunas experiencias de viaje… me ha encantado viajar desde niño ya sea fuera o dentro del país, y nunca he creído que compartir fotos se acerque en lo más mínimo a realizar el viaje por uno mismo… igual que la vida… por lo que los invito a visitar los lugares que les parezcan interesantes, y solo agregaré una pequeña descripción y pocas fotos. Con el tiempo tal ves agregue links con ofertas o algo para visitarlos, si se me da la posibilidad.

Con mis padres recorrí Guanacaste, provincia al norte de mi país conocida por sus playas y su cultura. Viajábamos cuando yo era un niño/joven a unas cabinas en Playas del Coco y de ahí conocimos prácticamente todo el norte de la provincia, desde playa Guiones hasta Bahía Salinas, pasando por Nosara, Ostional, Tamarindo, Flamingo, Ocotal, Panamá, Hermosa, Bahía Culebra y la Península de Papagayo. Y pueblos como Santa Cruz, Filadelfia, Belén, Sardinal… y en ocasiones nos devolvimos por la zona del Lago Arenal también. Más adelante visité las cavernas de Venado y el Volcán Miravalles.

La imagen puede contener: 1 persona, exterior
Le Grand Palace, en Bruselas

Eran tiempos de calles de lastre, que recorríamos en un Toyota Corolla del 78 que en ocasiones apenas pasaba (en una ocasión tuvimos que cruzar un potrero para salir de algún lugar cerca de Bahía Salinas) y más adelante en un Pathfinder 90 que no cabía entre la maleza que en ese entonces cubría las “calles” que entraban a la Península de Papagayo. Recuerdo como salía el polvo que cubría el carro todo rayado. Esas eran grandes aventuras, digamos que desde que fueron asfaltadas la mayoría de las calles ya no me dieron ganas de volver a ir, pero definió mi forma de viajar: nada más irse y luego ir viendo que sale, ajustando el rumbo según lo que sale y las oportunidades… más o menos definió mi estilo de vida también.

De mi país conocí bastante, diría que me queda pendiente el sur de la provincia de Limón (Cahuíta, Puerto Viejo, etc.) y la Península de Osa.

Hubo viajes internacionales con la familia, Miami, Orlando, Disney, Epcot Center, Bush Gardens en dos ocasiones… siempre visitando las tiendas Toys’r Us para comprar Lego’s que en ese momento acá ni existían. Recuerdo en particular la canción y una parte del “It’s a small World”
y la imagen de los piratas en Disney. Combinamos visita en crucero a Bahamas en una de esas ocasiones. También viajamos a Panamá y Guatemala (Antigua, Quetzaltenango, Panajachel y el Lago Atitlán, todos recomendadísimos) y uno de mis viajes favoritos por el noreste de EE.UU partiendo de Nueva York, bajando a Filadelfia, Baltimore, Washington DC (con partido del Mundial de Futbol EE.UU 94 improvisado, España – Suiza y conocimos a Manolo el del Bombo y a 2 ticos que de casualidad compraron los asientos a la par de nosotros) y luego a Cataratas del Niágara pasando a Canada con Toronto, Ottawa, Montreal y Quebec.

Repetiría visita a Toronto gracias a mi hermano que me llevó en época de invierno para conocer la nieve y fué increíble, estuvimos incluso a unos 35 grados bajo zero… cuando nadie se animaba a salir de sus casas… solo nosotros los fiebres.

Viajé a Italia a perseguir mi sueño… pero de este no hablaré mucho porque lo pueden ver en mi página de ciclismo. Simplemente la mejor

La imagen puede contener: cielo y exterior
Molino en el Tour por el campo en Amsterdam

experiencia de mi vida… cuando llegué fue como si perteneciera allí. Visité todo el Veneto en bicicleta y conocí Venecia de arriba a abajo perdiéndome en sus callecillas.

Por mucho tiempo no viajé hasta que se dio la oportunidad por un trabajo de la universidad y pude ir a exponerlo a Rotterdam, Holanda.

Aprovechando pasé unas horas en Madrid (escala de 10 horas al propio jaja) y luego visité Bruselas (de mis ciudades favoritas, a pesar de lo que otros digan jeje) y Brujas, devolviéndome a Holanda para exponer en Rotterdam y luego por supuesto Amsterdam (recomendado hacer un tour de los molinos llamado “Countryside and Windmills”, si es que aún existe, se puede reservar en un stand frente a la Estación Central del tren). Por motivos similares luego visité Zurich, Lausana, Ginebra, Mont Blanc (recomendado el hotel Rocky Pop, con un estilo muy único), París, donde absolutamente se debe ir a ver la Monalisa y donde encontré mi café favorito, al sur de la Catedral de Notre Dame, que tuve la suerte de conocer antes de ser consumida por el fuego del 2019.

Sobra decir que mi sueño es volver a Italia cuantas veces pueda y hasta irme a vivir allá :).