Hay ocasiones en que paso días pensando si vale la pena escribir en este blog y en las razones que me inspiran a hacerlo.

Si algo he aprendido es que la gente no cambia su manera de ver las cosas sin importar que tan buenos argumentos se demuestren, sin importar que se les diga que los apoyamos y que sólo estamos tratando de ayudarlos con nuestra propia experiencia.

Sucede especialmente si se da durante alguna discusión de algún tema conflictivo o sensible.

Ya alguien me había dicho que no se debe dar un consejo si no lo han solicitado.

Y a veces lo olvido, me sigo metiendo en éstas discusiones y me frustro porque la contraparte no ve que estoy tratando de ayudarle (mezclado probablemente con mi dificultad de transmitir las ideas).

Ya luego se me pasa pues sé que lo hice con las mejores intenciones, pero en el momento si duele un poco.

Después de algunas semanas de no escribir nada y de una discusión en la que me metí logré recordar porque empecé con ésta página.

Porque acá puedo escribir con tranquilidad sobre mis experiencias y lo que he aprendido de la vida, con total humildad y sin asegurar que tengo la razón absoluta de las cosas. Creo que quien llega por acá lo entiende así y puede leer con la intención de aprender algo o al menos hacerlo sin sentirse atacado.

Y es que lo que aprendí de la vida es claro y alrededor de eso giran mis mensajes: nadie que haya logrado algo lo ha hecho haciendo las cosas a medias, dejándose vencer por el miedo o negándose a luchar contra su ego. Para lograr grandes cosas se requieren grandes sacrificios: sacrificar la estabilidad, el físico, el ego, incluso la vida misma… Y aún así no hay garantías de lograrlo… ¿Cuántas figuras históricas han perdido la vida al luchar por sus objetivos?

PEEERO: hay algo mas importante aún, y es hacer las cosas que nos hacen felices.

Por eso es que al final recuerdo que no es tan crucial convencer a los demás con mi punto de vista. Si la persona está convencida de que su manera de hacer las cosas es la correcta y de que le permitirá lograr su objetivo, y eso la hace sentirse feliz y satisfecha, por mi está bien. Ya el tiempo dirá. Tal ves lo logre, sin importar si yo u otros creen que sea poco probable; tal ves el tiempo les enseñe otro camino.

Mi idea es sólo expresarme con la esperanza de que a alguien le sirva, generar un poco de introspección de porque hacemos las cosas e identificar así los límites que nos ponemos. Estoy convencido de que yo me impuse muchos, y no estoy seguro de que alguien hubiera logrado hacerme verlo, sólo los años me enseñaron a dejar el ego a un lado y a aprender de mis errores.

Otra cosa que intento hacer es siempre compartir la belleza de las cosas simples de la vida, las que no cuestan nada.

Espero que mis divagaciones les sirvan de algo.

Mi deseo más profundo será siempre que cada quien sea feliz en su camino, y poder estar presente cuando requieran un amigo que les escuche o les dé un consejo.

Categorías: Uncategorized

2 commentarios

Escarleth · diciembre 16, 2019 a las 3:21 am

Al fin encontré a alguien con pensamientos afines a los mios! ☺️☺️ Espero y no te hayas olvidado de este pagina! Y si es asi espero regreses pronto! Te leoo 😉

    cletero · diciembre 19, 2019 a las 3:26 pm

    Hola Escarleth, no me he olvidado del blog, pero si he estado lejos por un tiempo. Gracias por seguirme y pues espero volver pronto y seguir fiel a mi estilo. A veces cuesta expresar en palabras lo que se siente, pero que dicha que te gusta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *